Testimonio de Luz –  Juan Fco. Puello Herrera «Una Historia Contada por Una Mujer de Fe»

Por , mayo 1, 2022

El querido amigo Flavio Darío Espinal Jacobo hizo llegar a mis manos una historia contada por su madre Nuris Jacobo Polanco que tiene como título Sor Petra Mariana de la Cruz Grullón Rodríguez Objío “Una historia para ser contada”. En ese relato se narra la bitácora espiritual de María Tomasina Grullón Rodríguez Objío, cuya madre Mariana Rodríguez y Ravelo, hija de Manuel Rodríguez Objío, era a su vez prima hermana de mi abuela paterna María de los Remedios Rodríguez y Varona. Doña Nuris Jacobo Polanco, de ascendencia libanesa, a quien no conocí, refleja con profunda devoción en esta obra la insondable humanidad que solo alguien con una integridad y vida espiritual, a toda prueba, puede relatar.

Lo hace, a través del itinerario de vida espiritual de Sor Petra, quien afrontó con mucha entereza al quedar viuda a los 55 años, la decisión de optar por la vida contemplativa, luego de un periplo por varias congregaciones religiosas (Orden de la Visitación de Santa María (V.S.M.), y la Orden de las Dominicas), hasta que finalmente encontró fiel refugio en la Orden Carmelita, conduciéndola el Señor a la que fue su gran obra, llevar desde España un Monasterio de Religiosas Contemplativas Carmelitas a su patria amada, la República Dominicana, recibiendo el 11 de septiembre de 1954 el documento en que se concedía la erección canónica del Monasterio de Carmelitas de la Antigua Observancia en la localidad de san José de las Matas con todos los privilegios y gracias espirituales que gozaba legítimamente el de la misma orden en Madrid llamado Nuestra Señora de las Maravillas.

Doña Nuris, con el dinamismo que produce el Espíritu en la vida del alma, acompaña estas vivencias con unas pinceladas históricas bien estructuradas, tanto en el ámbito religioso dominicano como universal. Pero más que esto, tiene la gracia de narrar y conjuntar esa historia con la propia vida que ella llevó como educadora y mujer ejemplar, dando testimonio de esto con su impronta en la sociedad de Santiago de los Caballeros.

Describe, además, con detalles, la vida interior en un convento de clausura, en el cual, como comunidad orante y sacrificada, la oración es como el “corazón que bombea la sangre a todas partes del cuerpo, que con su presencia silenciosa y orante da vida a la Iglesia, además de ser un consuelo constante a Cristo, arrancando de Dios a base de mucha oración, de mucho contacto con Él, de enormes sacrificios, esas gracias que necesitamos todos”.

No queda duda, que esta narrativa de doña Nuris, refleja una capacidad investigativa capaz de atrapar al lector de una manera adictiva, porque da a lo subliminal un carácter de valor inapreciable igual que la constancia y la perseverancia, como diría Ramón de Campoamor ¡Cuan feliz es el que oye eternamente el mismo ruido de la misma fuente!

Tiene esta obra, en su conjunto, lo que en la Imitación de Cristo nos dice, “mucho hace el que mucho ama, y mucho hace el que hace todo bien, y bien hace el que atiende más, al bien común que a su voluntad propia; el que tiene verdadera y perfecta caridad, no se busca a sí mismo en cosa alguna; más solo desea que sea Dios glorificado en todas las cosas”.

Realmente, la constancia es la virtud por la que todas las otras virtudes dan su fruto, ciertamente, si pensamos, ¿de qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si al final pierde su alma?

En verdad, todo este acontecer de la vida de Sor Petra recuerda por qué la Porciúncula es trascendental en la vida de san Francisco y la Iglesia, considerado el lugar como “una pequeña porción del Cielo en la tierra”, en la que se decidió reconstruir el templo ayudado por otras personas y leprosos. Este lugar que constituye los inicios de la Orden Franciscana, de la vida evangélica de san Francisco y de santa Clara”.

Desde esa perspectiva, vale citar lo que Ignacio Larrañaga describe sobre la Porciúncula: “La obra seguía adelante, al principio, el hermano pernoctaba en san Damián, muy pronto, sin embargo, quedó vivamente seducido por la magia de aquel entorno cubierto de bosques, y resolvió permanecer en la solitaria ermita día y noche; era una soledad habitada por Dios y gobernada por la paz, nada extraño, ya que pensaba, que los ángeles celebraban sus fiestas en aquel paraíso, luego, pasaron varias semanas y la obra de restauración iba adelante”.
En verdad, la claridad de pensamiento de doña Nuris, a través de esta obra, digna de ser adquirida y rumiada por todo ferviente cristiano, irradia un amor santo y perfecto de la patria , además, como decía san Agustín, transmite paz, que es un bien tal que no puede anhelarse otro mejor ni poseerse otro más provechoso.
En definitiva, no deja de tener este libro la mayor estimación, cuando da la clave de la eterna felicidad, en lo que es su conclusión, cubierto de la hermosura de la cayena: “Pasamos por la tierra con humildad, esmerándonos en lo que podamos hacer, sin ruido de ilusión ni fama”.

 

 Juan Fco. Puello Herrera

 

NOTAS: Igual mi madre Sarah María Herrera Lagrange era de ascendencia libanesa, aunque el apellido original de nuestro abuelo materno era Najjar. Doña Nuris falleció el 28 de agosto de 2016. Cabe mencionar aquí sus fundadoras, además de Sor Petra quien contaba con 67 años; Sor María del Carmen Molero Aranda de 66 años quien sería la Madre Priora; Sor María Mercedes Arrollo Barastain de 55 años; Sor María del Milagro Pérez Herrero de 38 años; sor Maria Asunción López Ropero de 33 años; hermana María Eufrosina Hernández González de 33 años; y hermana María Saturnina López Rodríguez de 30 años. Se destaca su experiencia como docente en el Colegio Cibao a nivel primario, en el Colegio de la Salle a nivel primario y a nivel secundario, como profesora de lengua española, además del servicio social prestado en la Rama Femenina del Patronato Cibaeño contra el Cáncer, entre otros. HEMERKEN DE KEMPIS, Tomás. Imitación de Cristo Tercera Edición. Barcelona. Editorial Regina, S. A. 1987, Libro I Capitulo 15, p. 123. Cfr. Mateo 16, 21-27; Marcos 8,36. Vid. ¿Por qué la Porciúncula es trascendental en la vida de San Francisco… www.aciprensa.com › LARRAÑAGA, Ignacio. El Hermano de Asís, Santo Domingo: Susaeta Ediciones, 1989 p. 101 Patria dominicana que amó sor Petra hasta el extremo.

COMENTARIOS

¡Deja un comentario!

OTROS TESTIMONIOS
CARGAR MÁS
TU TESTIMONIO
Comparte tu testimonio

SOMOS: Una revista mensual que contiene las lecturas bíblicas de la liturgia de cada día, acompañadas de reflexión, oración y un propósito diario. Tiene el legado de evangelizar divulgando el mensaje de salvación.

Inscríbete a Nuestro Boletín

Y se el primero en recibir las últimas noticias y novedades de nuestra revista y website.